Agua con justicia para todos

water-cover-2003-610x259Resistencia mundial y local contra el control empresarial y la mercantilización del agua

La vida en la Tierra depende totalmente del agua. En promedio, un ser humano necesita diariamente un mínimo de 50 litros de agua para beber, cocinar, lavar, cultivar alimentos y para saneamiento. Hay enorme inequidad en los patrones de consumo de agua en el mundo entero. Un habitante de EE.UU. consume promedialmente entre 250 y 300 litros de agua diarios. Sin embargo, en Somalia sobreviven con menos de 9 litros diarios en promedio.

No es sólo que el agua sea escasa en muchas partes del planeta, sino que a menudo se encuentra contaminada o perjudicada de algún otro modo por actividades humanas tales como grandes represas hidroeléctricas, contaminación urbana e industrial, deforestación, uso de plaguicidas en la agricultura, eliminación de desechos y minería. Las transformaciones del ecosistema mundial ocasionadas por el cambio climático y la desertización también afectan la disponibilidad de agua.

Agua con Justicia para todos